Celebración especial de la comunidad japonesa en la ciudad.

0
17

Este sábado 23 abril se llevará a cabo en el Jardín Japonés, ubicado en Casares y  Av. Figueroa Alcorta del barrio de Palermo, diferentes actividades en las que se destacan la Celebración de la Niñez, talleres de Origami, gastronomía japonesa, concursos, shows en vivo y Cosplay.  Por otra parte, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, homenajeará a la comunidad japonesa en la Avenida de Mayo, desde la calle Bolívar hasta Tacuari. Habrá espectáculos gratuitos de las tradiciones culturales japonesas, gastronomía, música, vestimentas, danzas y desfiles. La fiesta en homenaje a la colectividad japonesa es con entrada libre y gratuita, se requiere el uso del barbijo y mantener la distancia entre los grupos.  Se suspende en caso de lluvia.

 En el Jardín Japonés se realizará la Celebración de la Niñez “Kodomo no Hi”, es una fiesta tradicional  para niños de ambos sexos, pero originalmente era solo para niños varones. Todos los 05 de Mayo se celebra en Japón el “Día de los Niños”, donde el símbolo más conocido de esta festividad son las enormes cometas en forma de carpa, que se cuelgan en el exterior de las  casas de los niños. Se trata de una forma de plegaria para pedir que los chicos crezcan sanos.  Las carpas simbolizan el éxito en la vida de los niños, ya que estos tipos de peces remontan los ríos en contra de la corriente.  Por otra parte, para los amantes del Anime, Manga, J-Músic y Gaming se llevará a cabo el encuentro “Anime B-SIDE” en el Complejo Art Media, situado en la Av. Corrientes 6271, con distintas actividades interactivas.

El tradicional Jardín Japonés, es uno de los espacios verdes más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires, fue regalado por esta colectividad para conmemorar la llegada del primer inmigrante nipón a Buenos Aires. Su cultura, que incluye el karate, el yudo, el animé y el sushi, fueron extendiéndose de a poco hasta hacerse conocidas por los vecinos de la Ciudad.

El primer inmigrante japonés en Buenos Aires, es casi una leyenda. Muchos no creían que pudiera ser verdad, hasta que los registros demostraron que Kinzo Makino llegó a Buenos Aires en el año 1886. Cuando desembarcó en el Puerto de Buenos Aires, comenzó a trabajar como maquinista de una locomotora,  y en los registros ferroviarios de esa época, aparece con el nombre de Miguel King. Su llegada fue tan prematura,  que recién más de 10 años después, en 1898, se iniciaron las relaciones diplomáticas oficiales entre Argentina y Japón.