Instalaron nuevas obras de realidad aumentada en el barrio de La Boca.

0
41

La Fundación Proa, ubicada en la Av. Don Pedro de Mendoza 1929, incorporó nuevas obras de realidad aumentada en su fachada, y en los alrededores del barrio de La Boca. Estas nuevas obras forman parte de la Exposición denominada “Un panorama de este mundo”, con figuras gigantes que se mueven e interactúan con el espectador. La muestra no dispone de una presencia física, sino que está intervenida por la tecnología, que permite apreciar mediante una pantalla, los movimientos y reacciones de las imágenes gigantes. Las nuevas obras de realidad aumentada instaladas en la fachada de la Fundación Proa, fueron realizadas por los artistas internacionales Koo Jeong, Lu Yang y Nina Chanel. Los espectadores se podrán encontrar con  un Cristo negro gigante, cubierto de tatuajes  en posición meditativa  y con un cubo de  hielo flotante, ubicado en el frente del espacio cultural.  El trabajo fue realizado sobre un boceto de dibujos a bolígrafos, extraídos de un libro del artista coreana Koo Jeong, y que luego fueron realizados mediante el proceso informático de figuras 3D, con un mapeo previo de la zona a intervenir, y con el objeto flotante y traslucido.

La muestra de realidad aumentada en la Fundación Proa, abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se pueden apreciar desde la plataforma “Acute Art”, mediante los dispositivos digitales, y que se despliegan en sitios emblemáticos del barrio de La Boca,  como la vereda de la Fundación, el Riachuelo y sus inmediaciones. Unos vinilos adhesivos pegados en el suelo de este centro de arte, su explanada y los  alrededores del barrio, le indican al visitante donde debe pararse para interactuar con cada figura gigante, que algunas se mueven, bailan, permiten el modo selfie e incluso ampliar la imagen. Los visitantes podrán ver mediante la tecnología, además de figuras gigantes, enormes arañas, una mujer desnuda, imágenes que flotan sobre el riachuelo, nubes de lluvia en espacios cerrados, un sol bajo techo, y plantas con flores que se mueven en el aire impulsadas por una leve brisa. Habrá WIFI gratis en PROA y aledaños, si bien es primordial llevar un teléfono celular para apreciar la obra, la Fundación proveerá de una tablet, a modo de préstamo, a las personas que no tengan su celular propio.  Sólo será necesario un teléfono celular con cámara y una App (Acute Art) para acceder a las obras, que nos sumergen en un mundo ficticio, para expandir los límites sensoriales, hasta volverse permeables a los límites de lo real.