Proponen extender la Linea H de Subtes hasta el Barrio Padre Carlos Múgica de Retiro.

0
39

Un grupo de legisladores porteños, presentaron un proyecto de ley para construir una boca de acceso al Subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires de la Línea H (Facultad de Derecho-Sáenz), en el Barrio Padre Carlos Múgica, ex Villa 31 de Retiro.

La iniciativa presentada por los legisladores, contempla la construcción de un túnel que una el Barrio Múgica con la Estación Facultad de Derecho de la Línea H.  Se trata de una obra necesaria para seguir avanzando con la integración urbana y social de los habitantes de la Villa 31. La creación de este túnel tiene como objetivo facilitar el acceso de los vecinos y vecinas de la zona, al transporte público y al resto de la Ciudad.

El Barrio Múgica, conocido popularmente como Villa 31 y 31 bis de Retiro, existe desde el año 1932, cuando un grupo de inmigrantes tomaron la zona lindante al Puerto de Buenos Aires. En la actualidad viven alrededor de 40.000 personas, según el último censo realizado en mayo de este año. Desde el 2015, el Gobierno de la Ciudad puso en marcha el Proceso de Integración Social y Urbana del barrio, con la construcción de viviendas e infraestructuras nuevas, escuelas, Centros de salud, la instalación de la nueva sede del Ministerio de Educación porteña,  la aprobación de la ley de normativa urbanística, las aperturas de calles y  las conexiones domiciliarias a los servicios públicos, entre otros.  

En el año 2020, como parte del Proyecto de Integración de la ex Villa, los vecinos pudieron acceder por primera vez al transporte público, con el ingreso al barrio de cuatro líneas de colectivos, 33, 45, 132 y 143. El acceso del transporte publico a la zona, se debió gracias a las readecuaciones, reaperturas  y modificaciones de calles, que resultaban muy angostas para que circulen los colectivos. Por otra parte, durante el 2021 comenzó el proceso de formalización de los servicios públicos de las viviendas del barrio. Por tal motivo, se aprobó una ley que formalizó  los nombres de las calles y los espacios públicos. En total se colocaron 230 nomencladores en 69 calles, con carteles en los nuevos edificios de viviendas, que indican la calle y la altura sobre cada entrada. Esto significó un gran logro para sus habitantes, ya que facilitaron la búsqueda laboral, la realización de trámites y el acceso a los servicios públicos.