Clausuran restaurante en Balvanera

0
1097
Alimentos en mal estado y cucarachas.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) detectó alimentos en mal estado y cucarachas en un local de comidas en Agüero al 600, a metros del shopping de Abasto. Inspectores de la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad clausuraron el viernes 22 de junio un local de comidas ubicado en la calle Agüero al 600, Comuna 3 (Balvanera-San Cristóbal), tras haber detectado alimentos en mal estado, cucarachas vivas en cocina y excremento de roedores, entre otras irregularidades, informó el organismo oficial. El operativo se coordinó junto a personal de la División Investigaciones de la Policía Metropolitana en el que se constataron irregularidades en las condiciones de bromatología y seguridad. También se inspeccionaron otros restaurantes ubicados en la zona hasta llegar al barrio de Almagro (Comuna 5). Entre las irregularidades, informó la AGC, que se detectaron figuran: falta de higiene generalizada en todo el local (cocina, baños, depósito), presencia de vectores vivos (cucarachas) en el sector cocina, presencia de excremento de roedores, depósito sin habitación, no tener matafuegos en el sector del depósito, coexistencia de vivienda y actividad comercial (se identificaron dos habitaciones en la plata alta, donde residían personas que trabajan allí), existencia de cables de 220 voltios expuestos, suciedad y grasitud en campana extractora de humo en cocina e higiene deficiente en sector de la cámara frigorífica. A su vez, dentro de la cámara frigorífica se detectaron verduras en estado de putrefacción e higiene deficiente por lo cual se realizó el decomiso directo en el lugar. Asimismo se embargaron carnes y pollo debido a la pérdida de la cadena de frío y falta de rotulación de los alimentos (elaboración y procedencia). En total se destruyeron aproximadamente 60 kilos de alimentos en mal estado. Aparte de las irregularidades con respecto a comestibles, personal de la Dirección Nacional de Migraciones identificó a seis personas extranjeras que trabajaban en el restaurante: cuatro de origen chino y dos de origen peruano. De ellos, cinco residían en forma regular y uno estaba en condición migratoria irregular. Por ese motivo, se labró el acta correspondiente al titular del local.