“El arte y la expresión cultural poseen un impacto significativo en la reedificación de la memoria colectiva del continente.”

0
42

Diversas instituciones culturales de Cuba expresaron su inquietud acerca del intento del gobierno argentino de “ignorar y mutilar la abundante vida cultural” y urgieron a “retornar a la imperiosa necesidad de comprender que el arte y la cultura constituyen herramientas poderosas para reconstruir la memoria del continente, promover su espiritualidad y reconocer su diversidad, así como para ofrecer una perspectiva ‘otra’ de la realidad histórico-social, descolonizar el conocimiento y detener el saqueo de nuestro patrimonio y la agresión a nuestras identidades”.

La declaración fue respaldada por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, la Casa de las Américas, la Casa del Festival de Cine, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, la Escuela Internacional de Cine, la Fundación Ludwig de Cuba, el Ballet Nacional de Cuba, la Asociación Hermanos Saiz y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

“Los artistas enfrentarán numerosos desafíos ante el intento de reducir el respaldo a la creación y menospreciar su papel como custodios de la esencia nacional. La compleja realidad que atraviesa Argentina y las constantes señales de intelectuales y artistas sobre el riesgo que enfrenta la cultura en ese país bajo el gobierno de Javier Milei nos motivan a expresar nuestra solidaridad y apoyo sincero a aquellos que luchan por defender los logros alcanzados por esa nación, cuya producción creativa no solo destaca por su reconocida calidad, sino también por su impacto positivo en la región latinoamericana y caribeña”, destacaron.

Las instituciones cubanas vinculadas a diversas disciplinas artísticas afirmaron que “la cultura representa uno de los focos más conflictivos dentro del panorama político argentino. Intelectuales y artistas de todas las expresiones, especialmente cineastas y artistas escénicos, se encuentran ante una situación en la que su desempeño podría verse considerablemente afectado, lo que tendría como consecuencia la merma en la reconstrucción de la memoria colectiva y la identidad nacional y regional. La cultura y la cinematografía argentinas ocupan un lugar destacado en el continente. Es una obra que debe ser defendida, ya que constituye un espacio donde convergen formas de acción, reflexión sobre el pasado e imaginación del futuro, al mismo tiempo que sirve como escenario de construcción colectiva de universos simbólicos, prácticas sociales y agendas políticas. La cultura brinda mayores posibilidades de elección y libertad”.