El fuego y sus encantos

0
801

Utilizada por los más antiguos maestros esotéricos, te contamos en esta nota como utilizar este elemento natural para atraer prosperidad y buenas vibras para tu vida.

Metafísicos de todas las generaciones solían utilizarlo para mejorar ciertos aspectos de la vida cotidiana o alterar as energías alrededor de situaciones.

Todos Sabemos que los cuatro elementos naturales son agua, tierra, aire y fuego. Los cuatro constituyen fuerzas de la naturaleza que se manifiestan energéticamente según el uso que le demos.

Contienen la fuera enérgica de la naturaleza por lo que muchos mentalista y metafísicos manipulan esas energías para usarla a favor de las vida de los individuos con fines específicos.

Según las Sagradas escrituras, al fuego se le atribuye el poder de purificar/eliminar o bien castigar. Es el fuego del Espíritu Santo y también el fuego de infierno Es el único elemento de los cuatro que puede ser utilizado con fines apuestos.

Las celebraciones religiosas utilizan la vela encendida para significar luz, fuego, vida.
Si tenemos en cuentas todas las culturas sean o no de diferentes creencias celebran con fuegos ratifícales los acontecimientos.

El fuego simboliza la grandeza, la fuerza de la vida, el poder arrasador de la naturaleza que no perdona.

Según los metafísicos, de los cuatro elementos tiene una fuerza ambivalente que es capaz de trasformar lo malo en positivo.

Si consideramos que el agua circula para abajo, la tierra es inmóvil y el aire circula según el viento, entrehendemos el porque de la importancia del fuego.

Éste último se dirige siempre hacia arriba, no se mantiene móvil e incluso de alimenta de la energía que emana.

Algunos Aseguran que quemar nuestras malas experiencias plasmadas en un papel degeneraría en un anulación del mal producido en la realidad.

De la misma manera, todo mal que pueda afectarnos tanto en el plano físico mental o espiritual con la fuerza del fuego pierde valor.

Al rededor del mundo aún existen religiones que adoran al fuego por sus poderes creadores, y destructoras. En su mayoría se trata de religiones monoteístas, sin embargo no hay religión en el mundo que no utilice en algunos de sus rituales el fuego.

Si consideramos que a Moisés, según el Éxodo Dios se le manifiesta como llama de fuego entenderemos la importancia de éste elemento.

El fuego representa la vida pero también el éxito la prosperidad, la vida en abundancia y la abolición del mal.

Por este motivo todo aquellos deseos según sean nuestras intenciones de anularlos o materializarlos deben incluir al fuego como elemento esotérico por excelencia.

Las generaciones anteriores de metafísicos, aconsejan quemar las malas experiencias en una fogata para que sean consumidos, o bien elaborar una lista de deseos y exponerlo al calor del fuego mentalizando que se realizan.

Utilizado en ambos sentidos el fuego pude darnos satisfactorias respuestas al respecto.