Por la Salud del Corazón

0
658

Los especialistas coinciden en que más allá de la predisposición genética, el tabaco, la alimentación rica en grasas y la vida sedentaria, el ambiente donde se vive, se trabaja, se estudia, etc, puede influir de manera significativa en la aparición de enfermedades cardiovasculares y ACV. La Fundación Cardiológica Argentina dio a conocer las siguientes recomendaciones:

– Procurar una alimentación variada y nutritiva. Sumar verduras y frutas frescas.

-Limitar el consumo de comida envasada.

-Se recomienda preparar en casa las viandas escolares.

-Abandonar el hábito del tabaco.

-Llevar una vida activa. Organizando más actividades al aire libre como caminatas, andar en bici, jugar en el jardín ó en la plaza. Controlar las horas de televisión en casa.

-Conocer la historia familiar para saber si existe riesgo de padecer enfermedad cardiovascular. Visitar al médico, para que como rutina, pueda medir la presión arterial, niveles de colesterol, glucosa, peso y masa corporal.

Las enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, respiratorias, diabetes, y algunos tipos de cáncer, determinan más del sesenta por ciento de muertes y en ascenso a nivel global. De aquí la importancia de políticas sanitarias preventivas, junto a las campañas de difusión que sean necesarias para informar, educar y concientizar a la sociedad.

Con motivo de celebrarse el 29 de setiembre el Día Mundial del Corazón, la Sociedad Cardiológica de nuestro país, también se sumo a la iniciativa 25×25 lanzada por la OMS, que propone reducir un 25 por ciento la mortalidad prematura producida por enfermedades cardiovasculares para el año 2025. El compromiso se encuentra basado en la prevención.

Uno de los grandes factores de riesgo es la hipertensión arterial no controlada. Trepo de seiscientos millones a mil millones entre 1980 y 2008.

“Valorá Tu Vida, Cuidá Tu Corazón”