Legislatura: tres proyectos clave en el Recinto

0
1073
Se disolvió el Instituto Espacio para la Memoria.

El pase a Nación de los ex centros de detención y disolución de IEM, la toma de deuda por parte del gobierno y el aval a poner bares en parques de más de 50 mil metros cuadrados fueron los temas centrales de una sesión con las gradas llenas y momentos tensos.

Pase a nación de ex centros de detención y disolución de IEM.

Con 41 votos positivos, ninguna abstención y 14 votos negativos de distintas bancas, incluidas disidencias dentro de interbloques, se avaló que Nación esté al frente de once ex centros de detención clandestina.

(CABA) Con una concurrencia notable en los pasillos del recinto, este jueves se aprobó el pase de Ciudad a Nación de los ex centros de detención, conocidos como espacios de Memoria. Para ello se disolvió el Instituto Espacio para la Memoria (IEM).

Luego de rechazar que Nora Cortiñas haga uso de la palabra en el Reciento, se pasó a votar la alteración del orden del día para tratar el pase de los ex centros en primer lugar. Con 31 votos se avaló.

Del mismo modo, el Diputado Elio Rebot (PRO) hizo uso de la palabra para explicar la iniciativa. “Es un convenio entre Ciudad y el Estado nacional debido a la competencia por treinta años de once ex centros de detención. Se deroga el Espacio Memoria. Se han previsto una serie de cuestiones a regular el traspaso”, afirmó. “La estabilidad laboral estará garantizada”, aseguró sobre las clausulas del texto consensuado entre el oficialismo capitalino y el FpV.

Virginia Gonzales Gass (PSA) leyó una carta de Pérez Esquivel: “Este intento que responde a agrupaciones políticas de apropiación de espacios de memoria”. “Ambos gobiernos actuaron son sigilo la negociación“, sumó el texto. “Se altera los objetivos originales de décadas de trabajo”, alertó.

También en la negativa, Pablo Bergel (Verde Alameda) repasó la historia del instituto de la memoria y aseguró la importancia de “mantener la autarquía“. Advirtió que un “futuro gobierno con desmemoria” puede hacer uso a su antojo del espacio. “No se trató en comisión y ahora se trata sobre tablas”, dijo.

“Estamos ante un pacto que cede la memoria histórica de nuestro pueblo, recursos por un lado, derechos por el otro”, aseguró Marcelo Ramal (FIT). “Se quiere liquidar vestigios de autonomía de espacios de memoria y quiere ser reemplazado en el mejor de los casos ser un cascaron vacío a un gobierno que quiere dar su versión de los derechos humanos”, sumó.

“Es la desaparición de una política de estado que había atravesado a todos los gobiernos para convertirla en una política del gobierno de turno. Es preocupante”, lamentó Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), quien criticó también a Ciudad.

Alejandro Bodart (MST) dijo que el gobierno “está desmontando la autarquía e independencia de la memoria”. “Espero que no vuelvan a poner los cuadros”, ironizó. “El gobierno le está haciendo daño a la lucha de los derechos humanos”, analizó.

Graciela Ocaña (Confianza Pública) enfatizó la situación de los trabajadores. A la vez criticó que el proyecto sea sobre tablas. A tono con otras disertaciones evocó la figura de Milani para reprochar la definición del FpV.

Desde el oficialismo porteño, Daniel Lipovetzky (PRO) dijo que “los derechos humanos son universales”. Luego repasó la historia de las distintas leyes para abrir al público los espacios y defendió la iniciativa tratada.

Gabriela Alegre (FpV) también elogió la política “de Estado nacional sobre la causa de los derechos humanos contra la impunidad”. “Trabajamos en la defensa de los derechos humanos, no hacemos politiquería barata, por eso apoyamos que pase a la órbita nacional“, enfatizó.

Luego, tras un breve cambio en la redacción sugerido por Elio Rebot, se pasó a votar la iniciativa. Con41 votos positivos, ninguna abstención y 14 votos negativos se aprobó la iniciativa en general y particular.

En las gradas estuvieron ubicados referentes de organismos de derechos humanos, como la Liga Argentina por los DD.HH., entre otros. Asimismo, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas dijo presente, a pesar de que, como le pasó en la otra sesión a Pérez Esquivel, no pudo hablar en el Recinto ante los Diputados porteños.

“Perdimos con dignidad”, dijo sobre el resultado de la votación y sumó: “Los que ganaron llevan indignidad”.

“Este gobierno nacional tuvo muchos avances, pero esto es un gran retroceso”, aseguró sobre políticas de derechos humanos y evocó otros casos como la designación de Milani.

Resaltó el trabajo hecho desde el IEM en estos ocho años: “Hubo literatura, charlas, presencia en los juicios, la fuerza de mucha gente que ayudó”. Dijo que la votación fue una “estela de desprestigio” para todos los trabajadores.

“Hoy no estábamos con enemigos, eso es lo triste. Con muchos marchamos juntos durante estos cuarenta años”, lamentó y tildó de “negocio y pacto” el acuerdo de esta tarde de jueves.

“El gobierno (nacional) desgajó a los organismos de derechos humanos”, lamentó y sumó: “Los organismos no fuimos consultados, fue un pacto por atrás”.

Bares en 20 parques porteños

Se habilitó que se instalen “servicios complementarios” en espacios y superficies verdes de uso público de gran extensión, mayores a cincuenta mil metros cuadros.

Durante la audiencia pública realizada el año pasado se incorporaron algunas modificaciones al proyecto inicial, como sumar la obligatoriedad de que los bares ofrezcan alimentos aptos para celíacos, vegetarianos y productos light. Se modificó además la zona de exclusión por lo que ningún bar podrá estar a menor de 70 metros uno del otro.

La iniciativa del diputado José Luis Acevedo (PRO) cuenta con el apoyo, además de la bancada oficialista, de un sector del Frente UNEN.

Durante el debate, Pablo Bergel (Verde Alameda)habló de movimientos vecinales que hace años luchan por el espacio público. “Son de deferentes posturas políticas pero reclaman participación y reclaman celosísimamente la no negociación de espacios verdes”. “No queremos cafeterías, publicidades, se han hecho correcciones pero no hay gestión asociada con las comunas”, enfatizó.

El FpV votó en contra, aclaró Claudia Neira. “No compartimos la concepción del proyecto, hace del privado como vertebrador de servicios públicos”.

Del mismo modo, Virginia González Gass (PSA) fundamentó su negativa al denunciar “la privatización de estos espacios verdes en beneficio de privados”. También habló sobre la poca superficie verde en la Ciudad y lo relacionó con el mayor impacto cuando hay inundaciones.

“La privatización del espacio público es u golpe laboral”; aseguró Marcelo Ramal (FIT). “En los últimos años como resultado de privatizaciones se dieron a uso privado 138 hectáreas de la ciudad”, lamentó.

“En la ciudad avanzó la cementización y trajo problemas concretos. Cuando hay inundaciones uno habla de ese avance, en ese contexto discutimos este proyecto; más privatización del espacio público, una contradicción”, dijo Alejandro Bodart (MST). “Se saltan a las Juntas Comunales y el gobierno no puede ni garantizar un baño en la plaza; encima quieren pasar por encima de una ley sobre Parque Avellaneda y la Reserva Ecológica”, sumó.

Hernán Rossi (SUMA +) fundamentó el voto positivo del bloque por estar “satisfecho en el debate y búsqueda de consensos”. “La ciudad merece pensarse a vanguardia de grandes ciudades”,dijo.

Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) resaltó que durante el tratamiento de la iniciativa se habló sobre “la falta de espacios verdes” en la ciudad. “Hay que tener compromiso activo para mejorar la situación, pero la comparación con otras ciudades es simplista”, sostuvo.

Fue el último orador. Luego se pasó a votar y se definió que los bares en plaza es ley por 36 votos positivos.

Así fueron los 36 votos positivos: Acevedo, Arenaza, Bauab, Caballero, de la Torre, Forchieri, Garayalde, García, Herrero, Huici, Lipovetzky, Martínez Barrios, Moscariello, Pagani, Petrella, Polledo, Presti, Quattromano, Quintana, Rebot, Ritondo, Roldán Méndez, Rueda, Salvai, Seijo, Spalla y Villalba por el PRO; Oliveto Lago y Ferraro por la Coalición Cívica – ARI; Rossi, Nosiglia y Gorbea por SUMA +; Ocaña y García por Confianza Pública; Arce por el Partido Socialista; y Gentilini por Proyecto Sur.

En las negativas se votó: Alegre, Fuks, Marcelo, Aragón, Gullo, Muiños, Neira, Palmeyro, Penacca, Pokoik, Rachid, Taiana por el Fpv; Bergel por Verde Alameda; Bodart por el MST;Campagnoli, Form y Cerruti por Nuevo Encuentro; Ferreyra por Izquierda Popular; González Gass por PSA; y Ramal por el FIT.

En tanto, hubo cinco ausentes: Ibarra y Rinaldi (FPP); Morales Gorleri (PRO); Estenssoro (SUMA +); y Vera (Verde Alameda).