Fundación Huésped, un espacio de solidaridad

0
855

En el corazón de Almagro se alza un espacio de construcción social para acompañar a las personas que luchan en silencio contra el HIV. Una lucha perseverante contra un mal que logró disminuir considerablemente el contagio a través de la concientización y la contención.

09Desde 1989 existe en Almagro un espacio solidario que lucha silenciosamente contra el virus del HIV que se cobra la vida de un centenar de personas por año.

El espacio se denomina Fundación Huésped debido que que funciona como centro de contención a las personas que se encuentran en la lucha diaria contra esta enfermedad.

La fundación funciona sin fines de lucro desde 1989 y el objetivo central es poder acompañar a las personas que padecen la enfermad en el proceso del tratamiento.

El virus de inmunodeficiencia humana comienza con brotes en 1982.Las personas recibían poca contención y el único espacio existente para el tratamiento y la charla era el Hospital Fernández.

Los costos eran elevados, los tratamientos insuficientes y los profesionales infectólogos muy escasos.

Las personas caían en desesperación sin que hubiera una contención adecuada para ellos. Se hacía necesario un espacio de ayuda, orientación y sostén para estás personas cuya cabida en la sociedad del momento era cruel.

Ante esta situación el estado tampoco tenía respuesta .La situación se volvía humanamente insostenible.

El Dr. Pedro Cahn y el Lic Kurt Frieder ante esta situación se decidieron a crear la fundación huésped hace 26 años.

En un principio los médicos contaron con la ayuda comunal, la cooperación de familiares y amigos de los enfermos y los voluntarios.

Con el proyecto en marcha fueron sumándose cada vez más personas como voluntarios. Uno de ellos fue Roberto Jauregui, la primera persona del país en hacer pública su condición.

En agradecimiento y en honor a la tan valiosa tarea realizada por Jauregui, la fundación inauguró el hospital Roberto Jaurengui que posteriormente donó al hospital Fernández y donde actualmente funciona la división de infectología.

En el año 97 vendrían los reconocimientos. Ese año reciben una donación importante que les permite inaugurar su propia sede donde además incrementarían las investigaciones, la distribución de información y contribuirían a una detección temprana de la enfermedad.

Ese mismo año, surgió una medicación que marcaría un hito de la historia investigaciones respecto al tratamiento de esta enfermedad.

Desde ese momento el HIV paso a significar una enfermedad crónica que posibilita a los enfermos poder vivir muchos años y con buena calidad.

Hace 26 años la fundación sigue llevando adelante cursos, concientización campañas informativas y capacitación a profesionales interesados en el tema. También brindan contención a personas cuyo diagnóstico es reciente para que puedan enfrentar la enfermedad con el acompañamiento de sus familiares e íntimos.