Restaurarán la fachada del histórico Casal de Cataluña en Buenos Aires.

0
163

El Casal de Cataluña en Buenos Aires, ubicado en la calle Chacabuco 863 del barrio porteño de San Telmo, es el Centro cultural de la comunidad Catalana en Buenos Aires más antiguo del mundo. Fue creado en el año 1886 por Luis Castells y Sivilla, con el propósito de albergar a los inmigrantes de la comunidad española de Cataluña, que llegaban a la Argentina.

El Casal  era un punto de encuentro para socializar y recrearse, donde  sus socios podían expresarse en su lengua nativa, leer y presenciar distintas actividades teatrales en lengua Catalana, un idioma regional  del grupo de las neolatinas, nacida entre los siglos VIII y X en una parte de Cataluña, en la Cataluña Norte y en Andorra, en los territorios del Imperio Carolingio que formaban los Condados de la Marca Hispánica. En su interior funciona el Restaurante del Casal, la Biblioteca Pompeu Fabra y el Teatro Margarita Xirgu. El imponente edificio de estilo modernista e italianizante de comienzos del siglo XX, fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 2014 por el Gobierno de la Nación. Es una edificación de casi de cinco mil metros cuadrados, emplazado en el barrio de San Telmo, dentro del Casco Histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La Dirección General de PatrimonioMuseos y Casco Histórico, comenzó con los trabajos de restauración de la fachada del tradicional Casal de Cataluña. A su vez repondrá el adoquinado original y alumbrarán toda su fachada con nueva tecnología led. La portada del Casal, representa a los orígenes de Cataluña. Es una pieza única del modernismo catalán, y un conjunto simbólico, con tallas de piedra y mayólicas de lustre. Se trata de una joya arquitectónica, remodelada en 1936 por los constructores Julián García Núñez y Eugenia Camplonch. En la fachada se remarca el balcón central, acentuado con cerámicas de colores y una simétrica escalonada.

Uno de los tesoros que aloja el Casal de Cataluña en Buenos Aires, es su notable Biblioteca Pompeu Fabra, con más de 13.000 libros de un valor incalculable para la cultura catalana. Muchos de los inmigrantes que llegaban a la Ciudad de Buenos Aires, traían escondidos los libros entre el equipaje, rescatados durante la dictadura del Capitán General de Cataluña, Miguel Primo De Rivera (1923-1930). En las épocas más oscuras de la dictadura en esa región, no se podía hablar, escribir, y leer en catalán, ni siquiera en las lapidas de sus muertos.

La comunidad catalana en Argentina, es la segunda mayor del mundo, tras la de Francia. Se estima que hay 32.000 catalanes viviendo en  nuestro país.